sábado, 29 de julio de 2017

#VDLN - 54

"Si nuestra amistad depende de cosas como el espacio y el tiempo,
entonces, cuando por fin superemos el espacio y el tiempo,
habremos destruido nuestra propia hermandad.
Pero supera el espacio,
y nos quedará sólo un 'Aquí'.
Supera el tiempo, y nos quedará sólo un 'Ahora'.
Y entre el Aquí y el Ahora,
¿no crees que podremos volver a vernos un par de veces?"
(Richard Bach)

Hace 34 años la vida me hizo un regalo maravilloso,
puso una Leona en mi camino.
Tan distintas y a la vez tan iguales.
Compañera primero,
amiga luego...
Hoy parte vital.
Hermana.

Feliz cumpleaños Nat...
En donde estés, estoy.
En donde estoy, estás.
Te amo.


jueves, 27 de julio de 2017

El trabajo de Walter siempre lo había llevado a los lugares más exóticos del planeta. Y, aunque ya eran unos cuantos años que se encontraba estable en su ciudad natal, otra vez debería marcharse al otro lado del océano. La multinacional para la que trabajaba esta vez lo enviaba a construir viviendas familiares cerca de la frontera entre Kenia y Tanzania.

Nunca antes había estado en África, y a pesar de lo mucho que había leído, el espectáculo que se presentaba delante de sus ojos escapaba a cualquier descripción él pudiese hacer.

El trabajo que debía llevar a cabo no era sencillo. No sólo por el clima, al cual no estaba absolutamente acostumbrado, sino porque parte de las tierras donde debía construir eran vírgenes y sin dueño. O al menos, su dueño no era un hombre, como le explicó el viejo sabio de la tribu de la zona. Eran tierras de leones desde hacía generaciones, y ambos convivían en armonía, siempre y cuando ninguno atravesara los límites que correspondían al otro.

A pesar de tener todos los medios a disposición, Walter no deseaba atacar a la manada bajo ningún concepto. Había conocido, si así podía decirse, al jefe de ella, un león adulto, de porte firme y mirada serena; seguro en sus pasos, como si supiera desde el inicio quién tenía delante. Walter lo respetaba, tanto o más que a muchos otros “jefes” hubiese conocido antes. Pero la compañía no entendía –ni le importaban- estas cosas, y sin que Walter lo supiera, contrataron cazadores furtivos, asesinos, para deshacerse de todos y cada uno de los leones.

Días más tarde, Enam, uno de los niños más pequeños de la tribu vecina, apareció corriendo donde alojaba Walter, y con lágrimas en los ojos, le contó que los hombres blancos matarían a los leones. Walter se dejó invadir por la rabia y la desesperación, subió a su jeep y salió rumbo a las tierras en cuestión, sin percatarse de la tempestad que se alzaba al horizonte. Su pie presionaba tanto sobre el acelerador que el vehículo parecía volar. El viento comenzó a ser muy fuerte, tanto que formaba una cortina de tierra por delante que le impedía ver por dónde iba. Fue por eso que no pudo evitar lo que sucedió, sólo sintió la tierra cediendo bajo las ruedas del jeep y todo se apagó.

Despertó al rato, cuando escuchó el sonido del agua contra el vidrio del jeep. Primero no sabía dónde estaba, ni qué había sucedido, luego comenzó a entender. Los cazadores habían excavado un pozo, una trampa, y habían cubierto todo con maderas y tierra, para atrapar y matar más fácilmente a los leones. Con lo que ellos no contaban era con que Walter saliera en medio a un temporal en su búsqueda, y ahora se encontraba allí, con el jeep encallado en el fondo del pozo y él malherido por el accidente. Trató de desabrochar el cinturón de seguridad, pero no pudo, se había trabado en el accidente. La lluvia comenzaba a ser cada vez más fuerte, y nadie sabía dónde había ido, por ende, mucho menos de su suerte. Comprendió que en poco tiempo el pozo se llenaría de agua y él moriría ahogado, y ¿por qué?, por salvar a un león y su manada. Un león que seguramente no sabía ni siquiera de su existencia. Pensaba a esto y sonreía irónicamente de su destino, cuando escuchó un rumor por sobre su cabeza. La sacó por el costado para ver de qué se trataba y pedir ayuda, cuando lo vió. Allí estaba el león observándolo. Walter no supo qué hacer, el miedo lo hacía burlarse de sí mismo.

Bien, parece que hoy es tu último día muchacho... o ahogado, o comido por un león... vaya posibilidades, y sólo te queda elegir... perdido por perdido...” Eso pensaba cuando comenzó a gritar.

Eyy... eyyy... –gritaba mientras sacaba una y otra vez la cabeza mirando hacia arriba, donde estaba el león. Ayúdame... sé que me entiendes... sálvame de morir ahogado...

Vió desaparecer la dorada melena del borde del pozo, y no pudo contener las lágrimas pensando al final. Dejó caer la cabeza y no se preocupó por llorar desconsoladamente. Hasta que el fuerte ruido de un tronco cayendo dentro el pozo, justo al lado del jeep, lo hizo detenerse y salir de esa angustía que empezaba a embargarlo. Volvió a sacar la cabeza y vió al león descender lentamente por el tronco, midiendo sus pasos, como asegurándose que tal resistiera al peso de su cuerpo. Walter no sabía si sentir alivio o terror. Los minutos siguientes parecieron siglos. Vió aparecer por su lado la enorme cabeza del león, estaba tan cerca que su aliento le humedecía la cara, y rogó porque nada malo sucediera. Con una presición quirúrgica, y como si supiera, sus dientes se clavaron en el cinturón de seguridad, desgarrándolo, de modo que Walter quedó libre de salir del jeep. Por un instante se miraron a los ojos y cualquiera hubiese jurado que se entendieron. Walter se sujetó al león que comenzó a hacer marcha atrás para salir del pozo, tan lentamente como había bajado. Cuando llegaron arriba y se pusieron a salvo, la lluvia que hasta ese momento caía torrencialmente, se detuvo, abriéndose el cielo y dejando que los rayos del sol iluminaran a los dos. Sin pensarlo, Walter abrazó al león, le había salvado la vida.

Desde ese día, Walter no se detuvo hasta conseguir adquirir la propiedad de esas tierras, en las cuales creó una reserva natural. Él nunca más dejó el África, allí se casó y formó su familia. Y cuando ya viejo le preguntaron por la amistad, respondió:

En un instante él me enseñó lo que es el respeto y la lealtad. Él me salvó la vida, en todo sentido. Él, un león, fue mi mejor amigo.

Todos deberían tener un León como amigo,
yo tengo la suerte de contar con algunos,
y uno de ellos hoy cumple años, por lo cual le quiero dedicar este relato...
para vos Dulce en tu día!


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 50Escribe un relato sobre la amistad entre un hombre y un animal.)

domingo, 23 de julio de 2017

Aunque resulte difícil de creer, hay veces que no encuentro las palabras para expresarme, para decir lo que pasa por mi mente, por mi corazón, por (mi) Alma... delante a ciertos detalles, a gestos tan grandes en significado y llenos de tanto sincero afecto, quedo emocionada y en silencio... tal vez porque lo único que me sale es "gracias" y me resulta tan simple y chiquita esa sola palabra... prefiero un abrazo, de esos fuertes, de esos que hacen que los latidos se unan y formen uno solo.

Gracias Ale...
gracias por aparecer en mi camino;
gracias por elegir recorrerlo conmigo;
gracias por el día a día;
gracias por esta amistad que ha nacido y crece momento a momento;
gracias por lo que creo, espero y estoy segura que vendrá...


(Quito los comentarios porque preferiría que las palabras, los cumplidos, y todo, fueran para Ella, para Ale, mi querida LunaRoja... por eso te invito a su espacio, si aún no lo conoces -¿cómo que todavía no lo conoces?!!- y que me veas a través de sus ojos... gracias a vos también por ello.)


viernes, 21 de julio de 2017

#VDLN - 53

¡¡¡FELIZ DÍA DEL AMIGO!!!


El 20 de julio en Argentina se celebra la amistad. ¿Por qué en esta fecha en particular? Porque por allá, por el 20 de julio de 1969 un argentino, Enrique Ernesto Febbraro, odontólogo, profesor de filosofía e historia y músico, viendo el aterrizaje de la nave Apolo XI en la Luna, mientras el astronauta Neil Amstrong caminaba por allí, dando un "pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad"; se sentó a escribir desde Lomas de Zamora, donde residía, mil cartas a cien países. “Viví el alunizaje del módulo como un gesto de amistad de la humanidad hacia el Universo y al mismo tiempo me dije que un pueblo de amigos sería una nación imbatible. ¡Ya está, el 20 de julio es el día elegido!”, les explicó a sus destinatarios. Y, desde ese momento, Argentina, como algunos otros países al mundo festejan el "Día del Amigo"...




...aunque vos y yo sabemos que no hace falta "un" día especial para eso!



lunes, 17 de julio de 2017

8:00am. El teléfono sonaba y la voz en la secretaría telefónica empezaba a hablar.

Buenos días Roxana. Hoy es jueves 13 de julio de 2017. Estás en tu habitación, en nuestra casa de Mercedes. En unos minutos entrará Clotilde con tu desayuno. Abre el armario que se encuentra a tu derecha y vístete. Si deseas salir al jardín, advierte a la misma Clotilde que sabrá cómo hacer, y abrígate, que hoy hace mucho frío. Si quieres llamarme, lo mismo, dirígete a Clotilde... Soy Mariana y estoy ya en el trabajo...

Roxana se levantó de la cama, se miró al espejo y no se reconoció. El reflejo de esa mujer grande no podía ser ella. Como no reconoció la voz de Mariana, ella sólo era un niña.

Buenos días, señora. –saludó una mujer mientras abría la puerta de su cuarto. ¿Cómo se encuentra hoy?
Buenos días... Clotilde, ¿no? –respondió sin estar muy segura pero confiándose en el mensaje oído poco antes. Bien... me siento muy bien.

Las dos mujeres conversaban animadamente, poniéndose de acuerdo para el después. Mientras, la mirada de Mariana se perdía en la ciudad. Sentada en su oficina, frente al enorme ventanal del último piso de ese importante edificio, meditaba sobre lo ocurrido ese año. Finalmente había logrado ser una asociada de aquel reconocido estudio jurídico. Eso y la conspícua herencia recibida tras la muerte de su abuela, fue lo que le permitió reducir la condena de Roxana y quitarla del psiquiátrico donde estaba cumpliéndola. Habían pasado veinticinco años, y muchísimas horas de terapia psicológica, desde la tragedia que las había separado. Los médicos le habían dicho que el caso de Roxana era singular. No se trataba de Alzheimer ni demencia senil, parecía como si simplemente hubiese decidido olvidar esos últimos veinticinco años de su vida. Pero ella no. Mariana no había olvidado nada. Era una niña cuando había aprendido a callar; a hacer de cuenta que nada al afuera de su habitación, existía. Bastaba una mirada de Roxana, sólo quince años más grande, para que Mariana se refugiara allí. Así había crecido, bajo el ala protectora de ella. Así hasta el día que se convirtió en señorita con sólo doce años, y Roxana la protegió por última vez. Pese a todo el tiempo que había pasado, Mariana aún despertaba sudando en mitad de la noche; aún temblaba como una hoja cuando oía ciertos llantos, ahogados; aún no había logrado olvidar la imagen de “Papá” muerto en ese lago de sangre y a Roxana repitiendo como en trance “a ella no... no a mi niña...”. En cierto modo envidiaba a Roxana, había logrado cancelar todo de su memoria. Pero ella no, e igual se lo debía; por bien dos veces le debía la vida.

8:00am. El teléfono sonaba y la voz en la secretaría telefónica empezaba a hablar.

Buenos días Roxana. Hoy es viernes 14 de julio de 2017. Estás en tu habitación, en nuestra casa de Mercedes. En unos minutos entrará Clotilde con tu desayuno. Hoy llueve, por lo que puedes aprovechar a quedarte en la cama un poco más. Soy Mariana y ya estoy en el trabajo...”, por un instante se hizo silencio y lo único que se escuchó perfectamente es como del otro lado, desde donde antes provenía la voz, tragaban saliva. “...te amo mamá, nos vemos esta noche.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 7Da voz a los recuerdos y ofrece una solución en forma de historia
para un personaje que pierde la memoria cada día.)


viernes, 14 de julio de 2017

#VDLN - 52

"La vida no te está esperando en ninguna parte,
te está sucediendo.
No se encuentra en el futuro
como una meta que has de alcanzar,
está aquí y ahora,
en este mismo momento,
en tu respirar,
en la circulación de tu sangre,
en el latir de tu corazón.
Cualquier cosa que seas,
es tu vida
y si te pones a buscar significados en otra parte,
te la perderás."
(Osho)


miércoles, 12 de julio de 2017

Hubo un tiempo, donde él se sentía lleno de vida, con una constante curiosidad por todo lo que lo rodeaba. Viajaba alrededor del mundo y las páginas de su vida estaban llenas de aventuras. Pero eso había pasado; y ahora, hasta los viajes se habían convertido en una aburrida monotonía. Sus días parecían una continuación de hojas en blanco, no había nada que lo hiciera sentir satisfecho. Nada que lograra hacerlo sentir pleno como un tiempo. Se sentía un personaje más. Uno de los de esas historias que tanto le gustaba contar en sus noches de insomnio. Esas historias con las que había seducido a un sinfín de mujeres; con las que, en cierto modo, había vivido.

Así se sentía cuando ella entró en su vida. Sin embargo no pudo resistirse a presentarse como ese personaje, ese trotamundos, ese papel que tan bien conocía y que sabía infalible. Pero ella lo sorprendió... pudo ver más allá. Ella lograba leerlo entre líneas, sentía aquello que él trataba, en vano, de ocultar. Poco a poco descubrió que con ella no era necesario llevar máscaras. Reía de sus faltas y lograba siempre corregir cada cosa con una sonrisa suya. El entusiasmo de ella lo contagiaba, le donaba las ganas de hacer cosas nuevas... ¿y por qué no?

Él estaba cansado de fantasiosas aventuras. Ella sólo deseaba escribir historias verdaderas.
Él, un viejo cuaderno de viaje. Ella, su nueva pluma.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 11Inventa un cuento con dos objetos a los que dotas de vida.)


lunes, 10 de julio de 2017

El día había comenzado como cualquier otro, y nada indicaba que sería especial.

Sin embargo, allí estaba. Me miraba con sus ojos oscuros, los mismos que desde el primer día me penetraban hasta el alma; que me hablaban sin necesidad de palabras. Algo tenía que era distinto, tal vez su expresión era diferente. Entonces vi como su boca empezaba a moverse, sus labios se unieron presionándose levemente. Y escuché su voz pronunciándose, haciendo que mi pecho implosionara. Quise pero no pude evitar que las lágrimas rodaran por mi rostro.

Un instante donde una palabra hizo que todas las piezas encajaran. Todo cobraba significado. Lo pasado, lo vivido hasta ahí. Ahora, visto desde ese otro lado, me hacía comprender tantas cosas. Esos “yo nunca...” que de repente me resultaban tan burlones, como si la vida misma me hiciera un guiño. Y sonreí.

Esas dos simples letras. Esas dos sílabas, que encerraban el más puro de los sentimientos. Esa única palabra que significaba todo... la vida misma dicha simplemente...

...mamá.

...para mi Mamá en su 66° cumpleaños.


 (Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 6Describe una escena de un relato pensando en una fecha significativa para ti
y traslada esas emociones a tus personajes.)


viernes, 7 de julio de 2017

#VDLN - 51

"Nos enseñaron desde niños cómo se forma un cuerpo,
sus órganos, sus huesos, sus funciones, sus sitios,
pero nunca supimos de qué estaba hecha (el) Alma."
(Mario Benedetti)




Alma...
tres letras formando un nombre,
donde no hay principio y fin,
sino un infinito latir.

Alma...
un mar de contradicciones,
de fuego en las venas,
para resurgir cual Fénix eterna.

Alma... con sus mareas y contrastes.
Alma... con palabras y silencios.
Alma... ahora y siempre.
Alma... simplemente Alma.
(letras escritas para una iniciativa de mi querida Gin)

miércoles, 5 de julio de 2017

El Club de los 5: Julio



  • Serie: "Better call Saul"
El mes pasado contaba que luego de mucho tiempo y tantas recomendaciones, finalmente vi "Breaking Bad"... pues esta vez les recomiendo "Better call Saul", que es un spin-off de la primera serie mencionada. Ésta gira en torno a Saul Goodman, antes de que éste se convirtiera en el abogado del personaje Walter White. Divertida e interesante... para los que como yo se quedaron con ganas de más "Breaking Bad", es un poco como seguir en compañía.

  • Libro: "Historias de Cronopios y Famas"
Ésta es una novela surrealista del escritor argentino Julio Cortázar; publicado en el año 1962. Describe de forma particularmente creativa los actores sociales de su época. La burguesía de los años '50-'60 es representada por los "Famas" y la clase media por los "Cronopios". Uno de mis libros favoritos, sin dudas.
"(...)Los famas para conservar sus recuerdos proceden a embalsamarlos en la siguiente forma: Luego de fijado el recuerdo con pelos y señales, lo envuelven de pies a cabeza en una sábana negra y lo colocan parado contra la pared de la sala, con un cartelito que dice: «Excursión a Quilmes», o: «Frank Sinatra».Los cronopios, en cambio, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: «No vayas a lastimarte», y también: «Cuidado con los escalones.» Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay gran bulla y puertas que golpean. Los vecinos se quejan siempre de los cronopios, y los famas mueven la cabeza comprensivamente y van a ver si las etiquetas están todas en su sitio. (...)"

  • Descubrimiento: Spotify
Es tanto que veo esta app, que noto que la usan, que comentan de ella y demás... pero hasta ahora no me había decidido a descargarla. Lo hice este domingo y... ¡por favor!!! No he parado de escuchar música, salvo cuando estoy en compañía (obvio, no es que sea tan antisocial) y cuando estoy en el trabajo (es que desearía conservarlos por un tiempo más... jajajajaja!) ...pero apenas estoy sola, zas! ...me conecto a ella; elijo una playlist en base a lo que tengo ganas de escuchar y dura horas y horas. Lo mejor es que no consume casi nada de batería del celular, ya que es sólo música y no videos. Y aunque sea la versión gratis (totalmente válida) hay mucho para elegir.


  • Trailer: "The war for The planet of the Apes"
Esta saga de películas me da curiosidad, más que nada porque crecí con las versiones originales... pero no creo ir al cine, esperaré.


  • Cita:
"Cambiar por los demás es, en realidad, mentir a uno mismo."                    (de la película "Mona Lisa smile", del 2003)



Esto es todo, nos vemos el próximo mes!!